SPADE, DE SANDRA RENGIFO

PLANO ÚNICO:

De tiempo atrás Sandra Rengifo tiene una intencion decisiva y al parecer definitiva frente a la fotografia. A pesar que en esta ocasion pareciera que el accidente, el encuentro con lo desconocido y el experimento tomaran por sorpresa al artista, existe una muy controlada, intencionada y casi indolente intención de señalar el caos, lo inesperado y lo inevitable, y se hace, mediante la elaboración de un accidentado paisaje. Para ello, un nocturno, mar de fondo y un cielo negro sin fin y sin tiempo que encuentra desahogo en la linea de costa donde se baten en duelo como la espuma en la arena las parejas de esgrimistas.
Parece existir en esta obra una intensidad dramática excesiva, una contencion muscular innecesaria, pues evidentemente si se tratara simplemente de relatar algo concreto –el enfrentamiento de dos luchadores, de dos espadachines, de dos rivales- existirían mejores y mas precisos instrumentos y mecanismos de representación y exhibición.

Esta imagen funciona por los violentos contrastes que opone: La imposibilidad de identificar a los esgrimistas –no sabemos quienes son, como son- aunque estemos enfrentados a la posibilidad no-natural de conocer sus movimientos diseccionados, congelados , inmovilizados. Es decir, el exceso de velocidad que impide avanzar. La dificultad de ver en la noche, la imposibilidad de percibir el fondo –del cielo, del mar-, el fin y el final, se opone a la tremenda finitud de lo fotografico. Por ultimo, el drama de vida y muerte, entre vencedores y vencidos que existe en cada duelo.

En el video se encuentra el mismo deseo de privar al espectador de una imagen total, de una lectura completa de la situación. El video se presenta como una secuencia de cortes drasticos, segmentados, donde el cuerpo separado y preparado como una maquina de atacar y de defender, aparece automatizado, mecanizado, pero a la vez afectado, excesivamente ritualizado, ligeramente afeminado.

Rengifo estudio pintura y su fotografia digital, que es post fotografica, no deja de ser pintura. Asi, no nos sorprende entender que Rengifo, quien conoce bien a Turner, a Friedrich, a Bocklin –de hecho parece que estuvieramos frente a la Isla de los muertos, de este ultimo- esta visitando el lugar y el momento del romanticismo, y ha venido rastreando la subterranea continuidad historica de este movimiento, al que constantemente homenajea.

Rengifo pinta digitalmente en una especie de micro-esgrima muda, una grafia liminal de retoques, capas y filtrajes casi invisibles, que existen para servir exclusivamente a la ilusion fotografica. La imagen extendida de Rengifo, nos recuerda soportes que exceden la idea de “cuadro” como el telon, el biombo, el rollo caligrafico y por supuesto, la pantalla cinematografica y es que Rengifo quiere recordarnos el temprano cine mudo, donde no existian las posibilidades de edicion y montaje, donde no era posible la combinación de planos y donde toda la atención en la composición debia estar en el plano unico. Y es este plano unico, cruzado por los ecos fantasmales de Muybridge y Marey, el lugar que Rengifo ha escogido para retarse, retarnos y trenzarnos en un duelo que sucede en la orilla que separa lo que vemos de lo que imaginamos.

Anuncios

Acerca de santiagorueda

curador independiente, investigador en arte contemporaneo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: