Pais para quien

Texto sobre la exposicion individual de Fernando Arias en Mapa Teatro, Bogota, 2009.

País para quien es una investigación que trata los imaginarios regionales y nacionales, los emplazamientos conmemorativos y la memoria histórica. Fernando Arias ha escogido centrarse en los que aun son los pilares de la sociedad colombiana, la Iglesia y el Estado, y su papel hoy, en un momento histórico en que el pensamiento unilateral y el guerrerismo dominan el pensamiento y la imaginación en Colombia.

Al utilizar el edifico republicano de Mapa Teatro, con sus artesonados, arcos y columnas afrancesadas, Arias ha recuperado una imagen de alta resonancia en el imaginario latinoamericano. Es la casa del poder, donde la burocracia, el ejercito y la Iglesia se reúnen. Allí se encuentran emplazados diferentes espacios imaginarios y actos rituales. Por un lado, los actos y gestos de celebración religiosa. Por otro, una sumatoria de los iconos patrios que se van reuniendo en el espacio de un despacho presidencial.

COMUNION
País para quien puede verse como amplia reflexión sobre la implantación de la modernidad en Colombia, un proceso incompleto y perverso pues como afirma Walter Mignolo “en historias locales como las de América del Sur y del Caribe (o las del África o Sur Asia, o Asia Central y el Cáucaso), contrario a la historias locales de Europa, la colonialidad es el complemento obligado de la modernidad,” y esta colonialidad, como bien sabemos, se impuso en Colombia a través de la implantación de la fe católica desde los siglos XVI y XVII.
En Comunión (2003), un video de un minuto, el artista imita el rito donde se recibe el cuerpo de Cristo, devolviendo una ostia que sale de su boca, a un pene semi erecto que magnéticamente la recibe. En este gesto, mas allá de una evidente “obscenidad” iconoclasta, se cuestiona a la Iglesia Católica en el campo de las políticas sexuales, cuyas ideas han sido desastrosas e irresponsables. En Colombia, esta institución ha tenido un papel determinante en la oposición a la despenalización del aborto, a lo que se suma su condena la homosexualidad y su cruzada anti-anticonceptivos, en especial contra la “píldora del día después” y el preservativo que fueron y siguen siendo banderas del papado.1 El intrigante video de Arias, uno de los primeros artistas en tratar el tema del VIH/SIDA, con su obra Análisis (1993), a la vez que nos habla de un poder falócrata y autoritario, insinúa con humor el lugar de la sexualidad como poder curativo y del pene –fuente de vida- como entidad exorcista que libera al sujeto de su carga cultural. No es la única obra que se refiere a la religión. Arias nos habla también de la ex comunión, con el dibujo a gran escala que hace parte de la instalación Se busca donante de cenizas, un dibujo instructivo que enseña como darse la bendición al revés, una obra que se enlaza con Izada de bandera, un video en el que un pene se yergue al son del himno nacional, Arias parodia las paradas militares, la rigidez castrense y el machismo.

GUERRA
En la reciente revisión de una de sus obras mas importantes, La subversión en Colombia (2008), Orlando Fals Borda interrogaba:
“Como miembro de la Generación de la Violencia –nacido en 1925- me he preguntado muchas veces, junto a otros, si en el largo periodo de sesenta anos de conflictos palpables y agudos, Colombia ha perdido definitivamente su reconocido temple de nación tranquila, progresista, sin guerras fronterizas, en una sociedad bien bucólica y culta, sencilla aunque señorial de postin, para convertirse en un pueblo bélico, espartano, cruel e insensible a los horrores de enfrentamientos fatales, delincuentes, criminales, y mercaderes de la muerte.”
Las palabras de Fals Borda adquieren especial significado en el momento actual, en que Colombia ha aceptado la ocupación militar de su territorio, gracias al acuerdo que permite la instalación de bases militares del ejercito estadounidense en lugares claves de su geografía, reafirmando su papel como punta de lanza de los intereses de los Estados Unidos en el continente.
En Tapiz: Bala y Escudo bronce, Fernando Arias ha montado la imagen del Escudo Nacional en el cuerpo de una bala, liderado, presidido por la imagen de un bravío cóndor de alas extendidas que porta el lema “Libertad y desorden”. Inevitablemente la imagen hace una explicita referencia a la imagineria fascista, como símbolo de ese “pueblo bélico y espartano” que Fals Borda entreve en la Colombia de hoy.
En el Despacho presidencial que Arias ha creado se encuentra otro tapiz, Águilas, en el que el Escudo Nacional sirve de asidero a cinco “águilas negras”, en clara referencia a la poderosa organización para militar del mismo nombre, que sigue actuando, como la haría su antecesor, las AUC, como ejecutor del trabajo sucio del Estado y rapaz asaltante de territorios y presupuestos públicos nacionales. Frente a el, un tapete, una bandera de los Estados Unidos tirada en el suelo en el que se reemplazan las bandas blancas de la insignia norteamericana por bandas amarillas, fusionando ambos emblemas y creando un nuevo estandarte, en el que los colores de la bandera colombiana se integran en la forma de la bandera estadounidense.
Este despacho presidencial se encuentra vacío, manera elocuente de presentar, por parte del artista, la ambivalente condición intolerante y sumisa del poder administrativo en la Colombia de hoy. Como edifico histórico, Mapa Teatro recuerda al Parque Lage carioca, escenario de las películas Terra em transe de Glauber Rocha y de Macunaima de Pereira dos Santos, que fuera utilizada en su franca decadencia como palacio presidencial en ambas películas, para reflejar la pomposa rigidez y llana corrupción de los gobiernos latinoamericanos. Lo interesante es que Arias revive este telón de fondo –recurrente en la literatura del llamado boom latinoamericano- demostrando de nuevo la vigencia del binomio moderno/colonial, en el que según Mignolo “se encuentra la complicidad histórica, repetida y reproducida entre la retórica de la modernidad (progreso, seguridad, paz y bienestar) y la lógica de la colonialidad (violencia, agresión, confrontación)”, y es que segun Mignolo “la colonialidad, como el inconsciente, no se ve ni se nota, pero trabaja.”2
Dadas las condiciones actuales de gobierno colombiano y su aberrante corrupción, sus escandalos por falsos positivos, sus chuzadas telefonicas y su encubrimiento del genocidio narco-paramilitar, el salon presidencial de Arias se asemeja a la delirante satira de William Burroughs Roosevelt tras la toma de posesion. El pene que se yergue mientras el Himno nacional suena, el condor cabalgando sobre una bala, aves de la muerte custodiando el Escudo Nacional, la alfombra magica con la bandera de los Estados Unidos que conduce hacia ….. la pax universalis? la extradicion? recuerdan a la siguiente “farsa” del escritor norteamericano, que se encuentra en sus Cartas del yage, escritas en su visita a Colombia en los 40s:
“Roosevelt no tardó en eliminar las restricciones impuestas por el Congreso y el Senado. Soltó innumerables cangrejos y otras alimañas en ambas cámaras. Tenía un equipo de idiotas adiestrados, que ante una determinada señal irrumpían en los salones y cagaban en el suelo; y una serie de alborotadores pertrechados con instrumentos musicales de viento y mangueras antiincendios (….) Poco a poco, Roosevelt se fue abandonando a un comportamiento tan incontinente y vil que resulta vergonzoso describirlo. Instituyó una serie de concursos diseñados para promover los más bajos actos e instintos de los que es capaz la especie humana. Además de concursos como el de Actividades Reprobables y el de Tretas Sucias, se creó la Semana de Denuncia al Mejor Amigo- de la que quedaban descalificados los chivatos profesionales- y el codiciado título de Hombre más Infame del Año. (…) Nuestra especie, tal como la conocemos, le inspiraba a Roosevelt un odio tan feroz que deseaba degradar al ser humano hasta hacerlo irreconocible. Sólo soportaba los comportamientos extremos. Todo lo que representaba un valor promedio, como la mediana edad (que consideraba totalmente disociada de la edad cronológica), la clase media o los estamentos burocráticos, le repugnaba. Una de las primeras cosas que hizo fue quemar todos los archivos almacenados en Washington; miles de burócratas se lanzaron a las llamas.”3
Como en los grabados de Goya y como en otras obras suyas, Burroughs hace una critica carnavalesca y por lo tanto llena de humor y disfraces. Fernando Arias hace otro tanto, ocupando ese lugar incomodo para el poder y la memoria institucional que toma el artista en tiempos de oscuridad moral. De nuevo las palabras de Fals Borda nos sirven para concluir sobre País para quien, pues la pregunta final del recientemente fallecido sociologo coinciden plenamente con los interrogantes que Arias despierta:
“Por lo menos, seria conveniente abrir el compás para entender si seguimos hoy aceptando una “normalización de la violencia” con todas sus aberraciones de cultura y personalidad, o si ya hemos tenido suficiente suplicio y merecemos llegar a la etapa de la reconstrucción social, moral, política y económica que nos merecemos. Habremos llegado a tales profundidades culturales, para sentir que la guerra y el conflicto sean cosas tan frecuentes y aceptables que hayan convertido en expresiones normales de la vida colectiva, sin que produzcan mayores preocupaciones? Quedan aun resquicios de ordenes sociales anteriores donde la cooperación, el altruismo, la construccion, el amor y el respeto a la vida y heredad humanas puedan todavía ser recuperados y activados?”

SANTIAGO RUEDA, NOVIEMBRE, 2009

Notas

1- Es bueno recordar que a pesar de las 40 millones de personas en el mundo infectadas con el virus del VIH/SIDA, el Papa insta a los más de 1.000 millones de católicos que existen en el mundo, a no utilizar el preservativo.

2-  Las oscuras aristas de la democracia. Publicado en El Pais.

3- http://cogudesmentals.net/arxius/243/roosevelt-tras-la-toma-de-posesion

Anuncios

Acerca de santiagorueda

curador independiente, investigador en arte contemporaneo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: