Mr. Natural

Por Santiago Rueda

Si se pudiese combinar al Dalai Lama, Oscar Wilde y los hermanos Marx el resultado sería Mr Natural. Creado por Robert Crumb en San Francisco en 1967, en la cresta de la ola de la experimentación psicodélica, este gurú de barbas largas, bata blanca y sandalias es una clara referencia y una burla al Maharishi Mahesh, al orientalismo místico y a todo el desconcierto mental de fines de los años 60.

Práctico al extremo, indiferente a la moral convencional, demasiado lúcido para preocuparse por la filosofía, la moral, la religión ó la política, Mr Natural se las arregla para vivir de su aura y toma del pelo a sus jóvenes discípulos Flakey Foont y Shuman the human, que esperan de él revelaciones, guía espiritual y mensajes trascendentales y les sorprende y les irrita con bromas infantiles y con preocupaciones demasiado simples y mundanas para quien busca los caminos espirituales.

En todos sus episodios Mr Natural sale bien librado aplicando una regla zen muy simple: toma las cosas con calma. En uno de los capítulos Dios le invita a subir al cielo, a lo que nuestro héroe responde: “Lo siento señor, pero no es mi escena”. El castigo no hace esperar, pero esa es otra historia. De él no puede esperarse la actitud carnavalesca y el desafuero sexual de otros personajes de Crumb como El Gato Fritz ó Mr Snoid.

Este dandy en sandalias, en su desprendimiento, en su actitud ambivalente y que raya en la banalidad y la charlataneria, este sabio que no enseña nada está más cerca de artistas como Marcel Duchamp ó John Cage, o de otros personajes de comics. Pero Mr Natural es tanto hijo de las flores y el ready made, como de la revista MAD, una publicación que ha sabido medirle el pulso a la vida americana, que criticó en sátira el macarthismo sin que sus acertados dardos fueran siquiera tomados como amenaza y que ha forjado una conciencia tremendamente burlona en el carácter de figuras como el propio Crumb.

Mr Natural es uno de los personajes de cómics que más longevidad ha tenido -39 años sin haber sido “asesinado” ó “enterrado” por su autor- y no es difícil imaginar a Mr Natural hoy en día participando en las marchas contra la globalización y los tratados de libre comercio, asesorando a un grupo de eco activistas comprometidos ó quizá, en su casa jugando con una X Box. De hecho no es difícil imaginárselo en cualquier contexto, porque es el tipo de persona que uno podría encontrarse en cualquier lugar en cualquier momento histórico. Pero Mr Natural no es Mr Magoo. Burlón, despreocupado, anárquico, ingenuo, apolítico –en el sentido convencional- representa aspectos olvidados del movimiento hippy, que viniendo de él, de los Freak Brothers de Shelton ó de Frank Zappa, siempre serán bienvenidos.

Por último, si a uno le interesa la vida y el trabajo de Crumb, no puede perderse el documental sobre su vida que le hiciera su amigo Terry Zwigoff, Crumb (1994) un retrato sorprendentemente franco y honesto sobre uno de los más divertidos artistas de la contracultura.

Anuncios

Acerca de santiagorueda

curador independiente, investigador en arte contemporaneo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: